William Zambrano: A pesar de las calamidades en Veterinaria, hay ganas de seguir luchando

Profesor William Zambrano, Decanato de Ciencias Veterinarias (DCV-UCLA)

A pesar de la situación económica y financiera que atraviesa el Decanato de Ciencias Veterinarias de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (DCV-UCLA), el arranque de las actividades administrativas y académicas se han desarrollado tal como se estableció en calendario universitario. Su decano, profesor William Zambrano, asegura que al reinicio de actividades se han sumado de forma constante las interrupciones eléctricas, al punto de estar funcionando casi a oscuras en laboratorios y el hospital. De la línea trifásica que tiene instalada el decanato, dos están caídas sin obtener una respuesta satisfactoria de Corpoelec, a pesar de las solicitudes de reclamos presentadas.

Describe como un desorden el sistema eléctrico en todas las áreas del DCV: “Hay sitios donde solo los tomacorrientes tienen electricidad, otros en los bombillos, y áreas donde no funciona nada. Es increíble lo que estamos viviendo, hemos sacado extensiones improvisadas con electricidad 110v, pero aún así, no solventamos la falla y el 16 de septiembre inició sus actividades el personal administrativo-obrero, y el 30-S, docentes-estudiantes, todos esperanzados en que mejore la situación país, para que la UCLA recupere ese espíritu que la ha caracterizado en 57 años”.

Destacó que los estudiantes vista la falta de insumos, han programado algunas jornadas de limpiezas para mantener las áreas que están utilizando y sentirse a gusto. Como se les ha hecho difícil porque también el decanato presenta fallas con el suministro de agua desde hace meses, todos llevan hasta botellones de agua para poder contribuir con el aseo y atender sus propias necesidades, “ahí vamos, en la programación académica está culminar el semestre más tardar en diciembre de este año”.

Para el reinicio de las clases observó como los estudiantes de nuevo ingreso están asistiendo al Decanato de Ciencias Veterinarias, sin importarles el problema de transporte y comedor, “están llegando en colas, a pies o en carros pagados por ellos mismos, lo que demuestra sus ganas de cumplir su sueño de formarse profesionalmente son infinitas, “estamos hablando de unos 230 jóvenes que comienzan semestre en enero 2020, de momento, recibirán un cursos propedéuticos para que se vayan familiarizando con la profesión que escogieron”.

El decano mostró su preocupación por falta de seguridad interna que han provocado robos, situación que crea conmoción en la población universitaria. La sede también ha sido atacada por el hampa. El último hecho delictivo fue al comienzo de las actividades académicas y administrativas donde dos compresores de aires acondicionados fueron robados, “no nos tocaron en vacaciones, pero si al inicio de clases. Lo que más nos han robado son los compresores de las unidades que están en el piso. También lo han hecho en los techos del primer piso del edificio”.

Ante las dificultades, “es necesario mantener nuestras funciones educativas. Estamos haciendo nuestro apostolado. Llegar a Tabarana- Cabudare no es fácil, menos con el sueldo que devenga un trabajador. Lo hacemos porque hay muchachos que aún sueñan con formarse en la UCLA. Agronomía y Veterinaria acaban de cumplir 55 años de fundadas, todas una trayectoria en la formación de profesionales que el país necesita”, destacó William Zambrano.

Califica la acción como una vocación que rompe barreras porque están cumpliendo con una misión sin electricidad, aseo, agua, transporte, comedor, dotación de insumos, sin presupuesto y mejoras laborales y estudiantiles, “El Gobierno está claro que hace falta un presupuesto justo para las universidades. Nosotros en Veterinaria formamos a los profesionales que van a producir y generar la comida que el pueblo necesita”.

 


Redacción: Alfredo Gutiérrez

Foto: Mauricio Ramírez