15 egresados de la UCLA reciben credencial por Diplomado en Docencia Universitaria

Egresados Diplomado en Docencia Universitaria de la UCLA

Con la frase “el que quiere, puede”, 15 profesionales recibieron su credencial por haber culminado su Diplomado en Docencia Universitaria dictado por la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (UCLA), a través del Programa de Formación y Actualización Docente (Profad), y la Dirección de Formación del Personal Académico (DFPA), de esta casa de estudios superiores. Acto llevando a cabo la mañana de este miércoles 19 de junio, en las instalaciones del salón de usos múltiples ubicado en el sótano del rectorado en presencia de autoridades de la universidad, familiares e invitados especiales de los graduandos.

Allí, los egresados de la Cohorte Décima Quinta (XV), en su modalidad semipresencial disfrutaron del amenos y sencillo acto que concentró la experiencia alcanzada a lo largo de 12 meses de aprendizaje, donde el pasado 4 de abril de 2018 lograron inscribirse para el diplomado 56 personas, y terminaron recibiendo su diploma 15 participantes, quienes a pesar de las adversidades, los problemas económicos y sociales que atraviesa el país, concretaron su preparación académica. Gesto que agradecen las autoridades de la UCLA, por esa confianza depositada.

El presidio estuvo conformado por el profesor José Miguel Camino, director de formación de personal académico y la profesora Marisol Cuícas, jefe del departamento de formación y actualización docente de la UCLA, quienes disfrutaron junto a los presentes del mensaje dado por la graduando Mayra Gotopo, quien por su mayor rendimiento en el diplomado, le correspondió representar a sus compañeros como oradora de orden.

Mayra Gotopo, oradora de orden

“A pesar de los desafíos, lo logramos. Los felicito compañeros”, destacó la profesional al recordar su primer día de clases en un aula donde hacía calor, pero era el inicio de una travesía que luego del un año se concretó, y ahora están recibiendo su reconocimiento por la meta lograda, “esta modalidad de educación a distancia permite confirmar el dicho que dice, el que quiere, puede”.

Reconoció que no fue sencillo hacer el informe con el diagnóstico sobre el diseño curricular, donde tuvieron que realizar la descripción del perfil, el plan de estudios de la carreras y el programa de las unidades curriculares, “pero logramos terminar el modulo y fue de aprendizaje poder evaluar, comparar, y detallar la profundidad y relevancia del currículo académico. Ahora sentimos alegría de haber culminado esta batalla llamada diplomado, al que se sumaron cortes eléctricos, fallas en la internet, paros, problemas de transporte, y otras circunstancias sociales que hoy nos siguen llenando de aprendizajes”.

La oradora de orden lamentó que el resto de sus compañeros no hayan podido culminar sus estudios de diplomado, por razones ajenas a su voluntad, pero está segura que cada uno de los participantes llevan en su memoria anécdotas, enseñanzas y nuevos conocimientos. Agradeció a los profesores por ser facilitadores de conocimientos. De sus compañeros de estudios aprendió solidaridad, compañerismo, trabajo en equipo y respeto, “gracias a ustedes y a Dios, el principal responsable de mi crecimiento y fortaleza. A mi familia, gracias por el enseñarme el valor de la perseverancia y solidaridad, y a esta casa de estudios por permitirme cursar mis estudios de pregrado y darme la oportunidad de enseñar y formar a los profesionales de nuestro país. A todos gracias”.

Profesor José Miguel Camino, director de formación de personal académico de la UCLA

El profesor José Miguel Camino al tomar la palabra en nombre de la universidad, aconsejó a los egresados a formar parte de la reconstrucción de Venezuela siendo productores de grandes conocimientos, “sean sinceros con sus alumnos, recuerden que un parche de pirata no se los quita nadie. Sean modelo de sabiduría, conocimiento e innovación para sus estudiantes. Eso es parte del devenir diario de la vida universitaria”.

Destacó sentirse en una actitud ambivalente de emoción y frustración por la situación económica, social y política que atraviesa el país, pero al ver como continúan avanzando los programas académicos a pesar de las adversidades, “debemos darnos ánimo, existe la universidad por esas personas que quieren adquirir conocimientos, llevar adelante al país y la juventud, a ustedes como docentes les corresponderá levantar está juventud, la que yo levanté se fueron con la diáspora que azota a Venezuela”.

Agregó “les estamos dando las herramientas para que puedan afrontar y confrontar a nuestros estudiantes. Rescatemos los valores de la equidad, igualdad, solidaridad, y trabajo en equipo de la universidad. Ustedes son unos héroes que tienen claro lo que quieren. No los venció las calamidades del país… Felicidades”.


Redacción: Alfredo Gutiérrez

Fotos: Mauricio Ramírez