A Organismo de Seguridad: La UCLA en emergencia por la “inseguridad desatada”

Autoridades de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (UCLA), en reunión con Organismos de Seguridad de Lara

Tras los reiterados robos a los que han sido sometidos los siete decanatos de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (UCLA), principalmente los de Ciencias Veterinarias y Agronómia ubicados en Tarabana, municipio Palavecino, llevó a autoridades, decanos, docentes y estudiantes a sostener una acalorada reunión con los representantes de los organismos de seguridad en el estado Lara, a quienes se les detalló la dramática situación que viven por la falta de presencia policial por los alrededores de esta casa de estudios superiores que se encuentra a merced del hampa.

En la reunión llevada a cabo este miércoles 20 de marzo, en el las instalaciones del Núcleo Tarabana, estuvo presente la doctora Nelly Velásquez Velásquez, rectora encargada de la UCLA, quien le precisó al comisario Kleider Ferreiro, director de Seguridad y Orden Público del estado Lara, que la seguridad no solo de las instituciones educativas, sino de toda la región corresponde al Estado, y por ende, es de suma obligatoriedad atacar esos focos delictivos que le han quitado la tranquilidad a estudiantes, personal docente, administrativo y obrero, así como a la población en general, sin obtener una repuesta satisfactorias de quienes deben velar por la integridad física de las personas, así como los bienes públicos y privados.

En el caso de la universidad, la familia uclaísta esta cansada de ser blanco de los amigos de lo ajeno, quienes aprovechan la nula presencia policial y la disminución de la vigilancia interna en los decanatos por la falta de presupuesto universitario para despojar a sus víctimas de sus teléfonos celulares, prendas de vestir, herramientas de trabajos, estudios, y hasta de las bisuterías y accesorios de fantasías que usan las mujeres a raíz de la misma inseguridad y por la crisis económica que atraviesa el país que les impide llevar una prenda de valor. Lo mismo ocurre en las instalaciones de los decanatos donde se han robado los compresores de los aires acondicionados, cableados eléctricos, bombillas, computadoras, papelería y equipos de laboratorios que dificultan el desarrollo de la actividad académica.

Ante la situación, la rectora encargada Nelly Velásquez Velásquez al agradecer la iniciativa de los Cuerpos de Seguridad, en atender el llamado para llevar a cabo la reunión, les reiteró la necesidad de que se tomen medidas de protección inmediatas para poner fin a este flagelo que “nos mantiene en zozobras”. También les solicitó la instalación de dos alcabalas permanentes, día y noche en los accesos del Núcleo Tarabana a fin de controlar el acceso a la casa de estudios y evitar que el “hampa” los siga acechando. Agregó la importancia de establecer una reunión “urgente” con los responsables de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) y Aguas de Lara, antigua Hidrolara para buscar una solución a la fata de luminarias en las áreas comunes, y vías de principal acceso al Núcleo Tarabana. También para solventar el problema existente con la falta de agua potable que ha venido afectado a quienes forman parte de la universidad.

El decano de Agronomía de la UCLA, Nerio Naranjo, calificó como “dramática” la situación de inseguridad que atraviesan las instalaciones que representa, y aprovechó la presencia de los representantes de los Cuerpos de Seguridad de la entidad para exhortarlos a atacar este problema que poco a poco se les ha escapado de las manos, “debe existir unión y voluntad política para resolver la problemática. Se deben emprender acciones coordinadas y coherentes para que se dé una pronta respuesta a la inseguridad en el Núcleo. Es importante intensificar los operativos de seguridad en las zonas aledañas a la universidad para acabar con este flagelo. Basta de tantos atropellos. La comunidad universitaria siente impotencia, rabia, y frustración ante estos hechos. La UCLA tiene dolientes, ustedes cuenten con nuestro respaldo y apoyo”.

El licenciado Alfonso Romero, del departamento de Seguridad y Vigilancia de la UCLA, destacó que por la crisis económica, social y hasta política que atraviesa Venezuela, y por la falta de recursos que le han sido negados a la universidad, ha mermado la contratación de vigilantes, y por ello, “los indices delictivos en el Núcleo Tarabana se han incrementado desde que se produjeron las invasiones en los terrenos de esta cada de estudios”.

El comisario jefe Kleider Ferreiro, aseguró que es indispensable la presencia de vigilancia interna en la universidad para que genere una alerta inmediata a los órganos de seguridad del Estado, “solo así podremos coordinar cualquier acción irregular que se presente”. Se comprometió a fomentar una reunión con representantes de Corpoelec para buscar solución a la falta de alumbrado público en los alrededores de los núcleos de la UCLA, “la voluntad existe para hacer frente a la inseguridad, sobre todo en el Núcleo Tarabana, y la muestra es la creación de un Sistema de Seguridad Nacional en las universidades”.

La comisario Zaidy Durán, jefa de la subdelegación Cicpc-Cabudare, reiteró su disposición y el de todos los funcionarios del @CICPC468 en seguir trabajando para prestar el servicio a la UCLA, “lo importante es sumar esfuerzos y atacar la delincuencia”. 

En la reunión las opiniones de los profesores y estudiantes se hicieron sentir por la preocupación existente debido a la inseguridad desatada. Exigen presencial policial, y que la misma no se convierta en “paños tibios”, sin una respuesta satisfactoria.

El profesor Miguel Espejo, del Departamento de Producción Animal, consideró que el patrullaje no es suficiente. Hay que implementar otras estrategias más contundentes que ataquen este flagelo.

La profesora Iraima Medina, del Departamento de Ciencias Básicas, dijo que la universidad está en estado de emergencia, sobre todo el Núcleo Tarabana de la UCLA, por la falta de seguridad y prevención. “Hay que tomar acciones prontas, rápidas y contundentes antes que sigan desvalijando la academia”.

El profesor Douglas Rodríguez, lamentó que las autoridades con competencia en materia de seguridad se hagan de la vista gorda para atacar la delincuencia que azota la casa de estudios, “es un fracaso para la Gobernación de Lara y Alcaldía de Palavecino no poder recuperar a la universidad. Deben hacer un pronunciamiento público de compromiso con la UCLA en salvaguardar el patrimonio de robos y hurtos”.

El profesor Carlos Najúl, de la Estación Experimental, manifestó “es triste ver como han hecho un saqueo minucioso de los bienes nacionales. Han robado hasta los techos de tejalit y acerolit, que luego vemos instalados en algunos hogares en la comunidad y nadie dice y hace nada”.

La profesora Sonia Piña, del Instituto de la UVA de la UCLA, expresó su temor por la integridad física del personal y los bienes del centro de investigaciones que por las invasiones se han desatado los hurtos y saqueos. “Estamos desesperados”.

El profesor José Anzola, denunció que en el edificio La Colina no hay cableado eléctrico producto de los constantes robos, “ya no se puede trabajar normalmente allí. A pesar de esto, no podemos abandonar el edificio y dejarlo a merced de los vándalos”.

Ronny González, estudiante de Veterinaria hizo un llamado a los representantes de seguridad del estado Lara, a que se aboquen a indagar de manera expedita los hechos que se han generado en el recinto universitario, “necesitamos seguridad y presencial policial”.