Observatorio de Universidades: Una universidad cerrada no le aporta nada al país

 

Vocación en la docencia y estudiantes con ganas de culminar su carrera profesional, forman parte de la investigación que llevó a cabo el Observatorio de Universidades (OBU) en siete casas de estudios superiores en el estado Lara. Trabajo que también les permitió visualizar cómo viven la crisis universitaria los docentes, trabajadores y estudiantes en su condición social y académica.

Fue a través de un foro que realizó el OBU en el salón de conferencias Gudelio Delgado Muñoz, ubicado en el Decanato de Ciencias Económicas y Empresariales (DCEE-UCLA), la mañana de este miércoles 5 de febrero, donde cada uno de los ponentes aprovechó la oportunidad para expresar su preocupación por la situación que atraviesan las universidades por la falta de presupuesto, bajos sueldos, becas estudiantiles, así como deficiencia en el transporte, comedor y otras necesidades que impiden el buen desenvolvimiento en la parte de investigación, docencia y extensión. Allí se contó con la presencia de la doctora Nelly Velásquez Velásquez, rectora de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado, quien dio la bienvenida a los presentes y agradeció al Observatorio de Universidades por dar a conocer parte de las realidades que atraviesan las casas de estudios.

De esta disertación surgieron cuatro mesas de trabajo que trataron temas como la alimentación y salud; seguridad y transporte; ingresos y condiciones económicas; así como la resiliencia y sentido de pertenencia. De ellas, afloraron propuestas que serán analizadas y anexadas al estudio que realizó el Observatorio de Universidades en su primera fase.

El profesor Piero Trepiccione, coordinador general del Centro Gumilla-Lara, resaltó que la intención del foro era discutir junto a las organizaciones gremiales, autoridades y estudiantes los resultados del estudio para que el mismo tenga sustentabilidad del sector universitario, “golpeado en el tema de salud, transporte, alimentación y funcionamiento. Nos pareció importante presentar el estudio para conocer las alternativas y propuestas de los propios afectados”. La intención, es que el sector universitario pueda reconstruirse y reorganizarse sobre la base del estudio, trabajo y vocación.

El también directivo del Observatorio de Universidades manifestó que a pesar de la crisis “dantesca o dramática” que atraviesa el sector universitario, hay elemento esperanzadores que arrojó el estudio, donde más del 50% de los profesores, trabajadores y estudiantes están apegado a las universidades por vocación y apostando por cambios en el país, a pesar de todas las dificultades que en la actualidad presentan, “estos estudios irán a una segunda fase para profundizar  los resultados individuales de cada universidad encuestada. También serán del conocimiento de las autoridades universitarias y ministeriales del país que tengan que ver con el diseño e implementación de políticas públicas en el ámbito universitario”.

Trepiccione llamó a todo el sector universitario al optimismo, la articulación y al trabajo conjunto para seguir manteniendo las casas de estudios de puertas abiertas, “estas capacidades hay que ponerlas al servicio del país. La universidad tiene que asumir su protagonismo en la construcción del país por su cúmulo de conocimientos que se encuentran en las aulas de estudios o centros de investigación. Una universidad cerrada no le aporta nada al país”.

La profesora Yelena Salazar, miembro del equipo del Observatorio de Universidades, destacó que el único objetivo del estudio llevado a cabo a finales de año 2018, era conocer las condiciones de vida de la población universitaria del estado Lara, donde se apreció que el 64% de los docentes y estudiantes aseguran estarse alimentando “peor que el año anterior”; que hay un alto consumo de carbohidratos y bajo consumo de proteínas. En el tema de la salud, 36% de los docentes universitarios presenta enfermedades crónicas, entre ellas la diabetes o hipertensión, de los cuales el 72% no está recibiendo su medicamento de forma regular. En materia de seguridad, 58% de los consultados indican que las universidades han sido robadas al igual que ellos. Seguidamente 86% de los estudiantes se quejan por las deficiencias en las providencias estudiantiles comenzando por las becas, transporte y comedor. “Esperamos que estas condiciones mejoren dentro de la universidad con un trabajo en conjunto”, indicó la profesional.

La profesora Déborah Velásquez de Valecillos, presidenta de la Asociación de Profesores de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (Apucla), aplaudió el trabajo de investigación que realizó el Observatorio de Universidades que detalla en números la realidad que atraviesan las universidades del país, que llevan años luchando y denunciando la triste realidad que han sido sometidos los trabajadores, estudiantes y la institución que representan, “con este estudio, ahora tenemos piso en cifras de nuestras luchas. Nosotros no inventamos. Llevamos años denunciando y ahora tenemos cifras que sustentan nuestro clamor de lucha”.

Exhortó a los dos sectores fundamentales para el proceso académico (estudiantes-docentes) a seguir luchando para que el Gobierno haga las inversiones correspondientes en educación, “cuando no hay políticas claras para mejorar la calidad de vida de ciudadano, lo que se busca es arrinconar las casas de estudios. Siempre me he preguntado ¿a qué se está apostando?. Es necesario que tomemos conciencia para demandar cambios que generen políticas de reactivación, de lo contrario seguiremos perdiendo desde el punto de vista institucional y laboral. Lo único que quiere el sector educación, son políticas claras. Las universidades no pueden seguir funcionando con tantas limitaciones. Apostemos por mantener abiertas las universidades. Respetemos los horarios de contingencia y sigamos en las calles denunciando y visibilizando el problema universitario”.

El profesor e historiador Reinaldo Rojas, quien también participó como ponente en el foro, espera que con esta emergencia educativa y humanitaria que atraviesan las casas de estudios superiores en el país, se puedan construir políticas de estado en beneficio de la población universitaria, “donde los docentes y estudiantes seguimos apostando al país que queremos. Nuestra gran tarea es salirnos de los espacios de las emociones y hacernos autocríticas sobre la situación que vivimos en la actualidad. Basta de ese retroceso acelerado donde la única solución es irse del país. Rompamos con esa estructura que nos limita acabar con esos lamentos. El problema y la solución está en nosotros”.

 

Tips

*En dos meses y medio llevó a cabo el estudio el Observatorio de Universidades a la UCLA, Unexpo, UPEL, Uptaeb, núcleo UCV, Yacambú y Fermín Toro. Se hicieron estudios focales cuantitativos y cualitativos para profundizar en cada uno de los estudios las condiciones de vida de la población universitaria

* En el foro hubo representación de las organizaciones gremiales de trabajadores y docentes, entre ellos, la Asociación de Profesores de la UCLA, Unexpo, UPEL, y una representación de las universidades privadas de la región como Yacambú y Fermín Toro.

* El Movimiento Estudiantil también se hizo presente en el foro para conocer y discutir con base los resultados que arrojó el estudio del observatorio.

* Un alto porcentaje de las respuestas de los docentes ha sido que siguen en las aulas de estudios, no han renunciado a su trabajo o irse del país por vocación o por amor a la profesión.

* En las universidades se deben aplicar estrategias para mantener a los estudiantes en las aulas de clases y evitar el desanimo, y la deserción estudiantil.

* 60% de los estudiantes y trabajadores universitarios han sido golpeados en materia de transporte. Se les dificulta ir o regresar de las casas de estudios.

* 32% de los profesores y estudiantes se quejan porque en su jornada diaria deben caminar hasta tres kilómetros para acudir a su centro de estudio o trabajo.

* 65% de los trabajadores universitarios se han visto afectado porque el sueldo no les alcanza para cubrir sus necesidades, entre ellas, salud, con la compra de medicamentos para la hipertensión y Diabetes. La causa, carencia en la cobertura del seguros o no encuentran el medicamento.

* Ahora la dirigencia gremial tiene una fundamentación numérica para que luche con propiedad y apueste a vientos diferentes.


Fotos: Mauricio Ramírez