Obreros compartieron un año más como familia uclaísta

Con una misa de acción de gracias, honores al epónimo Lisandro Alvarado y con la entrega de reconocimientos e imposición del botón institucional para esos trabajadores con 5, 10, 15, 20 y 25 años de servicios, el personal obrero de la UCLA celebró su día la mañana de este lunes 10 de diciembre. En las actividades programadas por la directiva del sindicato de Obreros de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (Soucla), estuvo presente la doctora Nelly Velásquez Velásquez, rectora encargada y el doctor Luis Eduardo Mathison, director de Recursos Humanos de esta casa de estudios, quienes felicitaron el trabajo que día a día lleva a cabo el gremio. También estuvieron presentes familiares de esos hombres y mujeres que durante años han puesto un grano de arena para que la universidad se mantenga abierta formando talento.

El Señor bendice el trabajo. “A pesar de la situación que atraviesa el país, es la actitud de la persona lo que marca la diferencia: no podemos dejar que se nos robe la esperanza. Confiemos en el poder del Señor que está en el cielo y en la tierra”, destacó el padre Jesús Alejos, mientras celebraba la homilía en la Capilla Nuestra Señora de la Milagrosa ubicada en las instalaciones del Rectorado de la UCLA, donde se concentraron autoridades de la universidad, gremios, trabajadores y familiares, quienes escucharon detenidamente cada palabra del siervo de Dios, y entre plegarias, oraciones y bendiciones, pidieron por la paz, el encuentro, y la reconciliación de todos los venezolanos.  Agregó que Dios no solo bendice el trabajo, sino que también nos invita a vivirlo de manera diferente, “debemos rescatar esa bendición humana. El trabajo es un lugar donde expreso mi ser, presto un servicio a la sociedad y me realizo como persona. No veas el trabajo para los demás, dale respeto y valor humano, el trabajo no denigra, solo ponle empeño y corazón a lo que realizas cada día”.

El padre Alejos, congregado en la parroquia Santa Faustina de El Ujano, este de Barquisimeto, y además presta sus servicios religiosos en el Decanato de Ciencias Económicas y Empresariales de la UCLA, invitó a toda la familia uclaísta, principalmente a los obreros universitarios a ponerle corazón al trabajo. Lo que nos llevamos cuando partimos de esta tierra a la vida Eterna, es lo que sembramos en el corazón, “dejemos esa huella buena donde quiera que estemos. Pidamos al Señor que nuestro día a día vaya enfocado en hacer el bien”. En la misa se dejó como reflexión que la misericordia y la verdad se encontraron, la justicia y la paz se besaron, la fidelidad brotó en la tierra, la justicia vino al cielo, y Dios viene a salvarnos.

Doctora Nelly Velásquez Velásquez, rectora encargada UCLA

Todos somos necesarios. La doctora Nelly Velásquez Velásquez, rectora encargada de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (UCLA), al felicitar a todo el personal obrero en su día, los invitó a no perder las esperanzas, la felicidad y el compartir en familia, “celebramos este día porque así se estableció hace años en la universidad entre autoridades y obreros. Una de las cosas más difíciles que tenemos los trabajadores universitarios es aceptar las condiciones que nos han impuesto. Cuando se generó la primera contratación colectiva, pensamos que unirnos a todos los trabajadores iba ser bueno y de buenos beneficios, era establecer igualdad de trato entre los profesores, empleados y obreros. Resulta que fue todo lo contrario, fue unirnos para irnos sacrificando en conjunto. Cada vez tenemos menos beneficios, los salarios están más deprimidos y cada vez es más difícil llevar adelante la universidad”.  Ante estas dificultades, la rectora encargada sostiene “nadie nos va a doblegar. Seguiremos adelante, pero sin el concurso de todos, es imposible. Pido a ustedes mucho más compromiso y nos permitan seguir llevando adelante esta universidad. Son 56 años de vida que ha determinado necesario la universidad para el país, defenderla es pensar en nuestros hijos, y en nuestros nietos para que formen parte de esta gran familia uclaísta. Todos somos necesarios. Lo único que nos falta es que el Gobierno no de lo que nos corresponde no solo como trabajadores, sino también para mantener la universidad. Hay muchas limitaciones presupuestarias. Que nuestra luz y verdad no sea apagada por ningún gobierno. Nosotros somos más fuertes porque tenemos la fuerza de Dios. Es lo que nos permite mirar el horizonte”.

Doctor Luis Eduardo Mathison, director de Recursos Humanos de la UCLA

La UCLA no ha dado mucho. El doctor Luis Eduardo Mathison, director de Recursos Humanos de la UCLA, expresó lo importante que es para la universidad homenajear a trabajadores con 5, 10, 15, 20 y 25 años de servicios. Esta institución en el 2018 atraviesa unos de los años más complejo de su historia, donde la diáspora se ha hecho sentir en aproximadamente 10% “de nuestra población que ha decidido dejar de trabajar en la UCLA por situaciones múltiples, pero a pesar de las dificultades, la gran mayoría ha decidido permanecer en nuestra institución, gracias por seguir haciendo el esfuerzo de contribuir y mantener viva la UCLA, institución que por años nos ha permitido sostener a nuestra familia. Lo que hacemos por esta institución, es lo que ella refleja a la sociedad”.

Hernán Sánchez, presidente de Soucla

Seguimos sumando a nuestra lucha. Hernán Sánchez, presidente del Sindicato de Obreros de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (Soucla), en nombre de los afiliados que representa pidió a Dios por permitirles celebrar un años más de lucha, a pesar de la situación económica y social que atraviesa el país, “esto no es celebración, es compartir un año más con nuestro gremio, obreros UCLA”. Destacó que tanto él como el resto de los obreros se sienten orgullosos de pertenecer a esta casa de estudios superiores, esperando que el próximo 2019 llegue cargado de energías positivas, de unión y de ganas de seguir luchando por la universidad. “Nuestra actividad gremial en la UCLA comenzó el 1 de abril de 1990 y registrada el 1 de octubre del mismo año. Son 28 años de lucha por el bien de nuestros agremiados y de sus familiares. Mantengámonos unidos”.


Fotos: Andreyna Perozo