Lunes 10 de diciembre: Obreros de la UCLA celebran su día

 

A lo largo de 27 años, el personal obrero de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (UCLA), recuerda y celebra al mismo tiempo aquel 10 de diciembre de 1991, fecha en que se logró la firma de la primera Convención Colectiva. Lucha que por años se mantuvo en discusión entre los obreros y esta casa de estudios, hasta que se logró su cristalización para dignificar la labor que realizan los trabajadores día a día en sus áreas asignadas por sus superiores. Misma que cumplen con responsabilidad, dedicación, entusiasmo, solidaridad y compañerismo, sin dejar a un lado su lealtad por esta casa, su Alma Mater.

Aunque esta primera firma colectiva abrió un abanico de beneficios para los trabajadores en su momento, además de la independencia gremial acompañada del servicio medico y caja de ahorro, la misma, se ha visto afectada en los últimos años, debido a la situación económica y social que atraviesa el país. A pesar de las luchas que ha sostenido el gremio para que sus reivindicaciones salariales sean ajustadas a la realidad inflacionaria, ha sido imposible alcanzar en frutos positivos esa dignificación laboral. El recorte en el presupuesto universitario influye en la labor de los obreros para facilitar los procesos administrativos y actividades académicas, logrando los objetivos que posee la universidad.

Para que esta fecha que conmemora los logros alcanzados por el gremio obrero se mantenga viva y con la esperanza de cambios más temprano que tarde, este lunes 10 de diciembre se tiene prevista una misa de acción de gracias en la Capilla Universitaria Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa del rectorado de la UCLA. Será a las 9:00 de la mañana, donde se espera la presencia de autoridades, directivos del sindicato, afiliados y familiares, quienes en una sola voz, alzarán sus oraciones a Dios, por la paz, la unión y por esos cambios que tanto necesita el país, para que su pueblo tenga mejor calidad de vida. Luego a las 10:00 de la mañana, en el Auditorio Ambrosio Oropeza de la UCLA, se llevará a cabo un acto solemne donde se reconocerá la labor de cada uno de estos hombres y mujeres que han dedicado parte de su vida a esta institución. Trabajadores con 5, 10, 15, 20, 25 y 30 años de servicios recibirán la imposición del botón institucional, y un premio en metálico. También se le hace entrega de un reconocimiento a los trabajadores que han hecho una labor especial dentro de la institución.

El 2019 será difícil. Landy Bravo, secretario de finanzas del Sindicato de Obreros de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (Soucla), al felicitar a todos los obreros universitarios de esta casa de estudios por formar parte del crecimiento de la institución en sus 56 años de formación académica, no dudó en resaltar la crisis social y económica que atraviesa el país, donde esta masa trabajadora ha resultado seriamente afectada.

Landy Bravo, del sindicato Soucla-Funsoucla

Bien optimista manifestó “por muy mal que esté la situación país, debemos buscar esa luz de esperanza que nos permita salir adelante como unos verdaderos guerreros de lucha. No podemos dejar de conmemorar las fechas. Estaría en contra de nuestras tradiciones y eterna lucha. Luchemos, de lo contrario el 2019 será un año muy difícil”. El también presidente de la Fundación Social de los Obreros de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (Funsoucla), lamentó que el Gobierno Nacional esté empeñado en desmotivar a los trabajadores violando constantemente sus contrataciones colectivas, “impera el desgano y la desunión en los trabajadores. Tenemos que mantenernos unidos para seguir luchando por las reivindicaciones laborales. Qué se cumplan todos los beneficios estipulados en la contratación colectiva. Hasta cuándo desmejoran nuestros beneficios”.

Este sindicato que agrupa alrededor de 620 trabajadores obreros activos de la UCLA, lamenta que el último salario mínimo anunciado por el Gobierno y que entró en vigencia el pasado 1 de diciembre, es vez de alegrar a los trabajadores, los entristece, más cuando se irrespetan los acuerdos con las federaciones que en el mes de julio del presente año, se firmaron un acuerdo de que un obrero grado uno universitario, comenzaría a ganar 4,75 veces el salario mínimo nacional, lo que corresponde a 21 mil 350 bolívares soberanos mensuales. Después aplicar una escala del 7% hasta llegar al obrero grado siete. De aquí nace el tabulador del trabajador administrativo y personal docente, “el punto de partida es la base del personal obrero”. Ahora el tabulador aplicado por el Gobierno es de 4.800 bolívares soberanos mensuales para el obrero grado uno con una intercala del 2%, lo que afecta otras bonificaciones entre ellas HCM.

Bravo agregó “mantengámonos unidos y participemos en las convocatorias que hace el sindicato. Es la única forma que salgamos de esta crisis. Con desunión, no vamos a lograr nada. No le sigamos entregando espacios al Gobierno. Tenemos que recuperar la universidad. No caigamos en la ideología del Gobierno. En nada nos ha favorecido”.


Fotos: Andreyna Perozo