Administrativos y obreros contratados de la UCLA reciben certificado de inducción

Con éxito culminó el cierre del programa de inducción para el personal obrero y administrativo en comisión de contratado y pase a fijo que lleva a cabo la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (UCLA), y quienes el pasado viernes 30 de noviembre recibieron el certificado por su participación en el taller. Fueron 170 las personas convocadas por los departamentos de Recursos Humanos, y de Formación y Actualización, que dividieron en seis grupos el taller de inducción.

“Nuestro llamado a los trabajadores es compromiso y sentido de pertenencia por la institución”, destacó la licenciada Elena Delgado, jefe del departamento de formación y actualización de la UCLA, quien agregó que los participantes conocieron sobre la historia de la universidad, historia del epónimo Lisandro Alvarado, gestión del talento humano, beneficios que disfrutan los trabajadores, estructura de sueldos, de gremios y sus beneficios contractuales (instituto de prevención social, servicios médicos, caja de ahorro), además de los deberes y derechos de los trabajadores.

La doctora Nelly Velásquez Velásquez, rectora de esta casa de estudios se dirigió a todos los presentes con un recorrido sobre la historia de la universidad, afectada seriamente por la situación país, pero que sigue manteniendo en sus siete decanatos los principios autónomos, democráticos, de libertad y de lucha indoblegable, “la democracia se fundamenta con mayor participación individual. La autonomía quiere decir que nosotros decidimos por los programas académicos, y administramos los recursos asignados. Nos basamos en nuestra Ley de Universidades”. Destacó que la Universidad Centrocidental Lisandro Alvarado siempre ha estado abierta al pueblo formando estudiantes, “la UCLA es muy compleja, sin embargo lleva 56 años. Somos siete decanatos de puertas abiertas. Debemos tener compromiso y responsabilidad. Hay que creer en las cosas. Esta no es una casa que vence las sombras por gusto. Que la UCLA se les siembre en sus corazones”.

El presbítero Rafael Loyo, bendijo a todos los presentes del programa de formación de inducción invitándolos a reflexionar sobre la vida que “nos pone semillas de amor y las siembra en el corazón. Con Dios nada macheteado. Jesús te va a enseñar lo que yo no sé. Pongamos todo en la presencia de Dios”. Indicó que el corazón humano siempre tiene una inquietud de vivir mejor, y por ello, el peligro de acostumbrarse a sobrevivir, “tenemos que nadar por las aguas de este mundo. Jesús nos dijo, yo los voy a convertir en pescadores de la vida. Habrá dificultades y turbulencias, pero te convertiré en el administrador de la vida. Limpia tu corazón expulsando lo malo y llénalo de amor”.

 

 


Fotos: Andreyna Perozo